domingo, 2 de septiembre de 2012

Mi capacidad de soñar..

Cuando era niña, soñaba con independencia.
Anhelaba amores adolescentes y habilidades artísticas que aún no llegan.
Si sumase todo el tiempo invertido, he de haber pasado meses enteros imaginando mi vida como una novela.

Siendo una adolescente, seguía soñando con independencia.
Pero esta vez quería huir de mi casa, no volver a ver a mi madre nunca más.
Solía detestarla tanto, pensaba que escapar era la solución a su asfixiante paranoia.

Soñé mucho, sin soñar nada.
Soñaba bajo un estigma de paradigmas, y eventualmente mis metas fueron pareciéndose a lo que mis padres querían y esperaban de mí.
Debía obtener un título universitario y de alguna forma, redimir las equivocaciones otrora de mis progenitores.
Para mi abuela, estudiar en la universidad y estar enamorada eran temas mutuamente excluyentes.
Tantos paradigmas rondaban en mi vida, que cuando creciese debía ser así, exactamente como soy ahora.

Si algo caracterizó gran parte de mi vida, es que no era capaz de confrontar.
Comunicar abiertamente mi forma de pensar, era algo que causaba un gran conflicto con mi madre.
Eventualmente, suprimí cualquier impulso de confrontación y opté por callar.
Gran error. Los niveles de resentimiento, llegaron a un punto peligroso. Tenía que estallar.
Al final, el saco termina rompiéndose por el lado mas débil.

Hoy, a mis 25 años, no está mal quien soy.
Aprendí a confrontar, por demás.... A veces debo dejar de discutir con la gente.
Estoy libre de odios y resentimientos. A pesar que unos ojos pardos me cautivaron y abandonaron al poco tiempo.
Lo mas grave de todo, mi capacidad de soñar se ha extinguido.

Creo que ya no sueño, estoy tan convencida en ser racional que olvido soñar un poco con imposibles.
Hace tiempo abandoné la idea ser patinadora sobre hielo profesional, porque no existían pistas en mi ciudad.
Quise ser cantante, pero mi voz apesta.
Deseaba aprender a tocar batería, pero no tengo tiempo.

En lugar de sueños, tengo aburridas metas en el mediano y largo plazo.
Estudiar un posgrado. Una promoción en mi trabajo.
Aprender mas idiomas. Dar clases en la universidad.
Eventualmente, casarme y tener una familia.

A pesar de todo, hoy he decidido soñar.
Quiero viajar. Conocer los cinco continentes.
Conocer gente, culturas. Salir de mi burbuja de cristal, de mi "independencia".

Quiero darle un giro a mi vida.
Arriesgarme a hacer algo totalmente diferente a mi paradigma de vida.
Es algo que he estado pensando mucho últimamente.
Significa abandonar todo.
Bah... ¿qué es todo? ¿un trabajo? ¿responsabilidades?
El 2013 espero vivirlo a cientos de kilómetros de distancia de aquí.

Que vivan los sueños.!




2 comentarios:

Jo dijo...

no hay que perdernos de los sueños, de ilusionarnos y viajar aunque sa con la imaginación....

la capacidad de soprendernos sonriendo
cadfa que lo hacemos


aqui ando luna aqui ando detrás de el barandal

la MaLquEridA dijo...

No dejes de soñar porque entonces serás lo que nunca quisiste ser.