domingo, 3 de julio de 2011

Mi primera entrada.

"Mi primera entrada", que título tan original, ¿no?.
Ha transcurrido algún tiempo en que he tenido la sensación de que mi vida ha pasado, pero yo no he pasado por ella.
Siento que se me está esfumando la juventud, y estoy estancada.

He decidido hacer este blog, como un intento de auto-reflexión.
Quizás, si escribo un poco todos los días, y puedo cuantificar el tiempo transcurrido sin ningún cambio,
podré cambiar mi actitud ante la vida.

¿Cuantos de ustedes no sienten que les ha pasado el tiempo, y cuando miran atrás, no saben en que han invertido o gastado las horas, los días, los años....?

Creí haber tenido claros mis objetivos y metas a principios de este año, ahora, no estoy tan clara...
Durante estas últimas cuatro semanas he cambiado de opinión al menos un centenar de veces.
He empezado a desviarme de mis objetivos fundamentales, aplazándolos cada vez mas.
Aún no he hecho nada irreversible. Pero siento que si no me pongo en acción pronto, perderé valiosos momentos.

Siento que nadie puede comprenderme realmente.
Mi complejidad de pensamiento es tal que cualquier mortal se sentiría cansado de seguir el hilo de mis ocurrencias.

Te invito a acompañarme en este camino, de mi propia reinvención y auto-conocimiento.

3 comentarios:

Pabloncho C. dijo...

Nadie, puede comprendernos totalmente porque en cierta manera somos organismos aislados, nos unen los mismo procesos de interacción con el mundo externo simplemente. Pero cuando somos capaces de aceptar de que estamos solos y dejamos de lado la utopía de dejar que alguien nos comprenda totalmente podemos empezar a vivir... A crear sueños incluso con otros porque ya no existimos añorando lo imposible en función de otros, sino de uno mismo y puede que como a mi, el Dios, o ese sentido de Trascendencia aparezca y le de un orden, colores y matices a la vida. Que vivirla en un carpe diem. Aunque cueste a veces. Saludos!

Luna Arena dijo...

Es cierto, nadie nunca nos comprenderá totalmente, porque todos tenemos nuestra propia burbuja impenetrable. No me preocupa la soledad o vivir incomprendida, me preocupa mi indecisión transitoria o mi seguridad repentina e impulsiva, siento que pierdo la esencia de vivir, porque los días se me pasan sin un motivo valioso que haga que cada minuto tenga valor. Y lo se, nadie puede darle valor a mis días, solamente es mía esa responsabilidad. Gracias por tus palabras... saludos.

Pabloncho C. dijo...

Te entiendo... bueno, quizás ese sea tu desafío en la vida, hallar ese motivo que haga que le de valor a tu existencia. Como la sal de la vida.
No te desanimes lo encontrarás de una u otra forma. Sólo debes estar atenta y buscarlo. Uno encuentra las cosas donde menos se se lo imagina. Esa también es parte de la gracia de vivir jeje.
Un abrazo!